parallax background

Tratamientos Adolescentes

Tratamientos en adolescentes

Se han vertido ríos de tinta sobre la adolescencia y los problemas inherentes a esta etapa de la vida, un tema no siempre exento de polémica. La transición de la niñez a la vida adulta es compleja, los jóvenes experimentan grandes cambios a nivel biológico, social y psicológico. Obviamente, la adaptación al cambio, no siempre es fácil de procesar, depende del carácter de cada joven y su entorno. Un reto para los propios adolescentes, padres y/o educadores. En el trayecto a la madurez  y al descubrimiento de la propia identidad, surgen vacilaciones, rechazo, inseguridades, confusión, aresentimiento…, una infinidad de altibajos emocionales que ocasionan inestabilidad en los jóvenes. Los padres son testigos, en ocasiones, de conductas agresivas, rebeldes e indisciplinadas en sus hijos. Aparece un muro de contención que dificulta la comunicación entre las dos generaciones, el hijo se aísla en su mundo, el padre se frustra por la incapacidad para conectar con él. 

Aunque casi todos los adolescentes experimentan períodos de mal humor y/o angustia, hay ciertos indicadores que pueden reflejar la presencia de un problema más grave, como por ejemplo:

  • Volverse socialmente retraído
  • Mal humor generalizado, que dura más de unos pocos días.
  • Cambios dramáticos en los hábitos alimenticios (incluidos cambios en el peso)
  • Ira, irritabilidad o desesperanza permanente

Cuando esto ocurre el adolescente muy probablemente necesite la ayuda de un especialista, que promueva una relación abierta y de confianza con él, con el fin de identificar los problemas que le atormentan, desarrollar una relación terapéutica, ofrecer recomendaciones prácticas y, cuando sea apropiado, alentar al adolescente a introducir cambios a nivel cognitivo-conductual.

¿Cómo funciona la terapia?

Los adolescentes a menudo desarrollan creencias distorsionadas sobre sí mismos. En este caso la terapia cognitivo-conductual ayuda a confrontar y modificar esas distorsiones. Un adolescente con la autoestima por los suelos siempre puede buscar justificaciones que refuercen esa creencia. Por ejemplo, si obtienen un mal resultado en un examen, pueden pensar que es porque son estúpidos. Y si un amigo no les devuelve la llamada, pueden suponer que es porque ya no le caen bien. El profesional ayuda al adolescente a aprender a interpretar su entorno de manera diferente.

Esta terapia estimula al joven a identificar esos patrones de pensamiento poco saludables que contribuyen a desarrollar los problemas psicológicos. Las sesiones se centran en guiar al adolescente con los problemas que ocurren ahora. Para lograr estos objetivos se establece una relación terapéutica tolerante y flexible, valorando la idiosincrasia del caso, las condiciones personales y las necesidades del joven, así como aportando soluciones para el entorno familiar.

¿Qué beneficios tiene la terapia con los adolescentes?

Este tipo de terapia puede proporcionar beneficios como:

  • Aumentar estrategias que faciliten la comunicación con los demás
  • Reducción de miedos y fobias
  • Pensamientos interrumpidos que conducen a comportamientos adictivos u otros comportamientos autodestructivos
  • Potenciación de la autoestima
  • Aceptación de la imagen corporal
  • Identificación de respuestas positivas al estrés
  • Estimular la autonomía y la independencia emocional
  • Cambio de patrones de pensamiento negativos
  • Desarrollar habilidades sociales que le permitan mejorar las relaciones interpersonales

¿Qué hacer si el adolescente rechaza la ayuda?

En las últimas décadas la terapia psicológica ha tenido una buena acogida entre lo más jóvenes, para ellos el psicólogo es una figura conocida, razón por la que demandan de forma activa sus servicios. Sin embargo, esta transformación en la sociedad no implica en ocasiones el rechazo o la reticencia para acudir a consulta.

En estos casos, el profesional realiza un primer encuentro con los padres para valorar la gravedad del problema y estudiar las posibles estrategias terapéuticas, con el fin abordar las demandas de la familia. Si las características del caso y de la problemática lo permiten, se puede abordar una terapia indirecta.

¿Qué problemas se abordan en la adolescencia?

Son cuantiosos los problemas que aparecen en esta etapa del desarrollo, lo más frecuentes en consulta son:

  • Problemas emocionales: ansiedad ante los exámenes, cambios de humor, autoestima dañada, preocupaciones constantes, falta de autorregulación…
  • Estrés: ruptura sentimental, toma de decisiones ineficaz, indecisión hacia el futuro…
  • Problemas de conducta: falta de control de impulsos, agresividad…
  • Adicciones: nuevas tecnologías, primeros consumos…
  • Baja motivación y fracaso académico
  • Déficits de habilidades sociales
  • Autolesiones y conductas autodestrutivas
  • Mediación emocional en la separación/divorcio
  • Problemas de comunicación
  • Alteraciones en la alimentación: bulimia, anoxeria, atracones…

PIDE CITA

Contacta con nosotros

Acepto las políticas de privacidad.


Pedir Cita