parallax background

Duelos Murcia

¿Qué es el dolor?

El duelo es una respuesta natural a la pérdida. Es el sufrimiento emocional que sientes cuando pierdes algo o alguien que quieres. A menudo, el dolor de la pérdida puede ser abrumador, te invaden todo tipo de emociones difíciles e inesperadas, desde conmoción o ira hasta incredulidad, culpa y una profunda tristeza. Incluso puede afectar a la salud física, lo que dificulta dormir, comer o incluso pensar con claridad. Estas son reacciones normales a la pérdida, y cuanto más significativa sea la pérdida, más intensa será su pena.

Hacer frente a la pérdida de alguien o algo que amas es uno de los mayores desafíos de la vida. Pero son los únicos, algunas de las situaciones más frecuentes que ocasionan la aparición de un proceso de duelo son:

  • Divorcio o ruptura de relaciones.
  • Pérdida de salud.
  • Perder un trabajo.
  • Pérdida de estabilidad financiera.
  • Un aborto espontáneo.
  • Jubilación.
  • Muerte de una mascota.
  • La pérdida de un proyecto importante.
  • La enfermedad grave de un ser querido.
  • Pérdida de una amistad.
  • Venta de la casa familiar…

Incluso las pérdidas sutiles en la vida pueden provocar una sensación de dolor; por ejemplo, cambiar de trabajo, finalizar la universidad o trasladarse a una ciudad nueva. Sea cual sea la pérdida, es algo personal para cada persona, no se debe sentir vergüenza por experimentar este tipo de sentimientos, ni creer que de alguna manera solo es apropiado lamentarse por ciertas cosas. Sin embargo, existen formas saludables de lidiar con el dolor que, con el tiempo, pueden aliviar la tristeza y ayudar a aceptar la pérdida, encontrando un nuevo significado y, finalmente, seguir adelante.

¿Cuál es el proceso normal en el duelo?

El duelo es una experiencia altamente individual, no hay forma correcta o incorrecta de llorar. La forma en que lloras depende de muchos factores, incluyendo tu personalidad y estilo de afrontamiento, tus experiencias vitales, creencias religiosas y el apego hacia la persona u objeto que has perdido. 

Inevitablemente, el proceso de duelo necesita tiempo. La curación acontece de forma gradual, no puede ser forzada o apresurada, no existe un calendario "normal" para el duelo. Algunas personas comienzan a sentirse mejor en semanas o meses; para otros, el proceso de duelo se mide en años. Es importante ser paciente con uno mismo y permitir que el proceso se desarrolle naturalmente.

¿Qué puedo hacer para lidiar con el proceso de duelo?

Si bien sufrir una pérdida es una parte inevitable de la vida, hay formas de sobrellevar el duelo, aceptar su dolor y, en definitiva, encontrar nueva forma de continuar viviendo:

  • Reconocer el propio dolor
  • Aceptar que el dolor puede desencadenar muchas emociones diferentes e inesperadas
  • Comprender que los procesos  de duelo son individuales
  • Buscar el apoyo en los seres queridos
  • Mantener una vida activa y hacer ejercicio
  • Reconocer la diferencia entre el dolor y la depresión

¿Cuáles son las etapas del duelo?

En 1969, la psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross introdujo lo que se conoció como las "cinco etapas del dolor":

  • Negación: "Esto no me puede estar pasando".
  • Ira: “¿Por qué está pasando esto? ¿A quién culpar?"
  • Negociación: "Haga que esto no suceda y, a cambio, lo haré ____".
  • Depresión: "Estoy demasiado triste para hacer algo".
  • Aceptación: "Estoy en paz con lo que sucedió".

Si experimentas alguna de estas emociones después de una pérdida, puede ser útil saber que tu reacción es natural y que sanarás con el paso del tiempo. Sin embargo, no todas las personas pasan por las diferentes etapas, contrariamente a la creencia popular,  no tienes que pasar por cada etapa para sanar. De hecho, algunas personas resuelven su dolor sin pasar por  ninguna de estas etapas. Además, si atraviesas estas etapas, probablemente no las experimentarás en un orden específico y secuencial, así que no te preocupes por lo que "deberías" sentir o en qué etapa se supone que debes estar.

¿Qué síntomas se pueden experimentar durante el duelo? 

Si bien la pérdida afecta a las personas de diferentes maneras, muchos de nosotros experimentamos los siguientes síntomas cuando estamos de duelo. Solo recuerda que casi todo lo que experimentas en las primeras etapas del duelo es normal, incluso sentir que te estás volviendo loco, que estás en un mal sueño o cuestionar tus creencias religiosas o espirituales.

Los síntomas emocionales del duelo incluyen:

Conmoción e incredulidad

Justo después de una pérdida, puede ser difícil aceptar lo que sucedió. Tener dificultades para creer que la pérdida realmente ocurrió o incluso negar la verdad. Si alguien que amas ha muerto, puedes seguir esperando que aparezca, aunque sabes que se ha ido.

Tristeza

La tristeza es probablemente el síntoma de dolor más universal del ser humano. Tras la pérdida aparecen sentimientos de vacío, desesperación, anhelo o profunda soledad. También es frecuente la inestabilidad emocional o un llanto constante.

Culpa

Pensamientos de lamentación o sentimientos de culpabilidad por cosas que hizo o no dijo o hizo aparecen en las primeras etapas. Después de una muerte, incluso puede sentirse culpable por no hacer algo para evitar la muerte, incluso si no hubiera podido hacer nada más. Por el contrario, el origen de la culpabilidad también puede residir en los sentimientos de alivio por desear la muerte de un ser querido tras una enfermedad larga y difícil. 

Enfado

Incluso si la pérdida no fue culpa de nadie, puede sentirse enojado y resentido. La ira se puede proyectar hacia Dios, los médicos, uno mismo o incluso hacia el propio ser querido, por abandonar esta mundo.  

Miedo

Una pérdida significativa puede desencadenar una gran cantidad de preocupaciones y temores. La muerte de un ser querido puede provocar temores acerca de la propia mortalidad, de enfrentar la vida sin esa persona o de las responsabilidades que ahora enfrenta solo. 

Los síntomas físicos del duelo, incluyen:

  • Fatiga
  • Náusea
  • Inmunidad reducida
  • Pérdida o aumento de peso.
  • Achaques
  • Insomnio

A menudo pensamos en el dolor como un proceso estrictamente emocional, pero el dolor a menudo involucra problemas físicos.

¿Qué ocurre cuando el dolor no desaparece?

A medida que pasa el tiempo después de una pérdida significativa, es normal que los sentimientos de tristeza, frustración o ira disminuyan gradualmente. Estas y otras emociones se vuelven menos intensas, a medida que se inicia el proceso de aceptación de la pérdida y se avanza hacia nuevos proyectos de vida. Sin embargo, si tras un período de tiempo, no han disminuido en intensidad los sentimientos de dolor, o incluso se produce un empeoramiento, es síntoma de la aparición de un proceso de duelo patológico

La tristeza por perder a alguien que amas nunca desaparece completamente, pero no debe seguir siendo el centro de nuestra vida. Si el dolor de la pérdida es tan constante y severo que te impide reanudar tu actividad cotidiana y socava otras relaciones interpersonales, puedes estar sufriendo un problema psicológico más grave. El duelo patológico es como estar atrapado en un intenso estado de duelo. Los síntomas más frecuentes de este problema, incluyen:

  • Intenso anhelo por el ser querido
  • Negación de la muerte o sensación de incredulidad
  • Fantasías sobre que tu ser querido está vivo
  • Ira o frustración extrema por la pérdida
  • Pensamientos o imágenes intrusivas del ser querido
  • Buscar al fallecido en lugares familiares
  • Evitar cosas o lugares que le recuerden a su ser querido
  • Sentir que la vida está vacía o sin sentido

Estos síntomas se acentúan si la muerte de su ser querido fue repentina, violenta o extremadamente estresante. No es extraño que tras la pérdida, el superviviente se sienta impotente, ansioso y perturbado por la situación, e incluso traumatizado.

¿Cuándo buscar ayuda profesional para el dolor?

Si experimenta síntomas de un duelo patológico o una depresión, es hora pedir ayuda al entorno y acudir a un profesional especializado. Cuando el dolor y la depresión no son abordos adecuadamente, el daño emocional puede ser significativo, los problemas de salud y psicológicos pueden ser graves.

Las señales de alerta que te indican que debes buscar ayuda psicológica son:

  • Sentir que no vale la pena vivir
  • Abuso de sustancias (fármacos, alcohol, tabaco…)
  • Un deseo constante de haber fallecido junto a nuestro ser querido
  • Sentimiento de culpabilidad por la pérdida
  • Tener dificultades para confiar en los demás
  • Sentimientos de aislamiento y desconexión del entorno más allá de unas pocas semanas
  • Tener dificultades para confiar en los demás desde el funeral
  • No puede realizar sus actividades diarias normales

PIDE CITA

Contacta con nosotros

    Acepto las políticas de privacidad.


    Pedir Cita