parallax background

DEPENDENCIA EMOCIONAL

¿Cómo reconocer la dependencia emocional?

El apoyo emocional es uno de los grandes beneficios de tener relaciones. Cuando nos enfrentamos a desafíos en la vida o experimentamos episodios de gran ansiedad y estrés, nuestros seres queridos pueden ofrecernos su escucha tranquila al compartir nuestras preocupaciones y su empatía hacia nuestros sentimientos.

En una relación sentimental, la primera persona a la que se suele recurrir en busca de apoyo es la pareja. Es normal buscar apoyo y orientación emocional en ella, especialmente en una relación de largo plazo.

La dependencia emocional, sin embargo, sobrepasa ese punto de apoyo.

En la mayoría de parejas la dependencia entre los dos integrantes de la relación llega hasta cierto punto. Sin embargo, cuando necesitas que tu pareja satisfaga todas tus necesidades emocionales, probablemente no estés haciendo mucho para satisfacer esas necesidades por tu cuenta.

Esta dependencia total de una persona hacia otra puede afectar a la relación y bienestar general.

¿Cómo se percibe?

Puede ayudar pensar en la dependencia emocional como un espectro.

La independencia emocional estaría en un extremo. Las personas completamente independientes se resisten a cualquier tipo de apoyo emocional, prefiriendo hacer frente a las necesidades emocionales en solitario, o incluso ignorarlas por completo.

Las relaciones interdependientes es la modalidad más saludable, se encontraría justo en el medio e implica reconocer las necesidades emocionales propias y hacer un trabajo para satisfacer muchas de ellas. Cuando no es posible hacerlo por nuestra cuenta, se puede recurrir a la pareja. En otras palabras, depende de ella para algunas necesidades emocionales, pero no para todas.

En el otro extremo se encontraría la dependencia emocional. Aquí, generalmente se termina confiando en la pareja para satisfacer casi todas las necesidades. Cuando experimentas angustia, puedes mirarla inmediatamente antes de intentar manejar tus emociones por ti mismo. 

Sentir que no puedes vivir sin su apoyo emocional puede sugerir que tu relación se ha desviado hacia un nivel de dependencia poco saludable.

Otros signos clave de dependencia emocional son:

  • Una visión idealizada de la pareja o de la relación
  • La creencia de que tu vida carece de sentido sin tu pareja
  • La creencia de que no puedes encontrar felicidad o seguridad solo
  • Un miedo persistente al rechazo
  • Una necesidad constante de tranquilidad
  • Sentimientos de vacío y ansiedad cuando se pasa tiempo solo
  • Necesidad de contar con tu pareja para fomentar tu autoestima y confianza
  • Sentimientos de celos o posesión
  • Dificultad para confiar en sus sentimientos por ti

Dependencia vs. codependencia

La codependencia ocurre cuando descuidas tus propias necesidades para ocuparte de las necesidades de la persona a la que amas.

La dependencia emocional puede parecerse a un tipo de codependencia si pasas por alto tus propias necesidades emocionales para priorizar las emociones de tu pareja.

¿Cómo te afecta?

Los problemas para satisfacer tus propias necesidades emocionales pueden tener un impacto significativo en tus relaciones sentimentales, pero los efectos también pueden extenderse a otras áreas de la vida.

Problemas de pareja

En su mayor parte, la dependencia emocional no allana el camino hacia relaciones saludables.

Las personas emocionalmente dependientes generalmente necesitan mucha tranquilidad y apoyo de sus parejas.

Podemos, por ejemplo, preguntarnos de forma regular cosas como:

  • "¿Me amas?"
  • "¿Te estoy molestando?"
  • "¿De verdad quieres pasar tiempo conmigo?"
  • "No quieres romper, ¿verdad?"

Si a menudo experimentas sentimientos de inseguridad o dudas, es posible que necesites su aprobación para sentirte bien contigo mismo/a. Esta necesidad puede provocar temores acerca de lo que podría suceder si se marcha o deja de brindarte la tranquilidad que necesitas.

Estos temores de abandono pueden, a su vez, conducir a intentos de controlar su comportamiento para aferrarte a él/ella.

Pero tratar de controlar a las personas generalmente es contraproducente. Las personas que se sienten manipuladas o incapaces de tomar sus propias decisiones pueden terminar queriendo abandonar la relación. Un patrón de relaciones fallidas es bastante común cuando se instaura la dependencia emocional.

Estrés

La dependencia en las relaciones a menudo también implica cierto nivel de angustia emocional.

La preocupación constante por el futuro de tu relación y los sentimientos de tu pareja hacia ti pueden hacerte sentir ansiosa e inquieta. Cuando no estáis juntos, puedes pasar la mayor parte del tiempo preocupándote por lo que estará haciendo tu pareja y si aún te amará. Esta fijación puede aumentar considerablemente tu nivel de estrés.

Los altos niveles de estrés pueden afectar a la forma en que experimentas y expresas tus emociones. Puedes notar:

  • Cambios repentinos de humor
  • Bajo estado de ánimo persistente o sentimientos de depresión
  • Arrebatos de ira o tristeza, incluso llanto o gritos
  • Expresiones físicas de tus sentimientos, incluida la violencia hacia personas u objetos
  • Síntomas somáticos, que incluyen tensión muscular, dolores de cabeza o malestar estomacal

Necesidades personales desatendidas

Si dependes completamente de tu pareja para recibir apoyo emocional, pasarás por alto otras formas de gestionar ese apoyo de forma personal.

No es realista esperar que la otra persona satisfaga todas tus necesidades durante todo el tiempo. Es importante tener algunas herramientas propias de afrontamiento en las que poder confiar cuando no esté disponible.

Además, la angustia emocional que se experimenta al no poder satisfacer nuestras necesidades puede ocupar la mayor parte de nuestros pensamientos. Esto nos deja con poca capacidad para realizar actividades agradables o pasar tiempo con amigos y otros seres queridos, algo que precisamente nos permitiría atender nuestras propias necesidades emocionales.

¿Qué papel juega la Inteligencia emocional en las relaciones de pareja?

Aprender por qué la inteligencia emocional es importante en las relaciones de pareja y saber usarla para fortalecer el vínculo afectivo y la complicidad entre ambos es el secreto de las relaciones sentimentales duraderas, en gran medida porque nos hace extremadamente conscientes de los cambios, grandes y pequeños, que ocurren constantemente en nosotros mismos y en los demás. Al desarrollar tu inteligencia emocional, tendrás la sensibilidad que cada uno de nosotros siempre buscamos en la persona que amamos. Percibirás automáticamente, a través de la conciencia activa y la empatía, los pequeños cambios en la dinámica de tu relación que indican una necesidad de acción.

Tenemos el potencial de alcanzar el tipo de amor con el que todos soñamos: intimidad, amabilidad mutua, compromiso real, y preocupación por el otro/a, simplemente a través de la empatía, nuestra capacidad innata para compartir experiencias emocionales. Pero para alcanzar el punto óptimo de nuestra relación necesitamos todas las habilidades propias de un alto nivel de inteligencia emocional: 

  • Conciencia emocional para evitar confundir el enamoramiento o simple coqueteo con el amor duradero 
  • Aceptar emociones que podrían dañar una relación si se agravasen 
  • Una conciencia activa y vigilante para evaluar qué está funcionando y qué no

Construir relaciones de pareja emocionalmente inteligentes

No tenemos por qué elegir a los amantes equivocados, sumar múltiples matrimonios fallidos o dejar que la relación se apague poco a poco. Debemos evitar que los conflictos que aparecen en una relación de muchos años se interpongan entre dos personas que se aman. No tenemos que resignarnos al aburrimiento o las disputas propias de nuestra vida amorosa.

Afortunadamente, tu inteligencia emocional no necesita haber alcanzado su punto óptimo antes de embarcarte en el amor. De hecho, para muchas personas, enamorarse sirve como motivación para reeducar el corazón. Es por eso que algunos de los amantes más apasionados tienen más de ochenta años: descubren que dos inteligencias emocionales altas se suman a una relación sentimental que nunca deja de crecer, nunca pierde la emoción y siempre los fortalece a ambos, tanto individual como colectivamente.

¿En qué puede ayudar el terapeuta?

Cuando se trata de identificar y romper patrones, trabajar con un terapeuta de confianza puede tener algunos beneficios importantes.

La dependencia emocional a menudo se relaciona con la infancia. La falta de un apego seguro a un padre/madre puede predisponer a problemas de apego en relaciones adultas. Algunos estilos de apego pueden ser determinantes en la dependencia emocional.

Esto puede hacer que superar los comportamientos emocionalmente dependientes sea algo difícil de lograr por cuenta propia.

Un terapeuta puede ayudarte a explorar los problemas de tu pasado que contribuyen a las preocupaciones actuales de la relación, y a gestionar estrategias más saludables para satisfacer las necesidades emocionales.

En terapia también se puede trabajar para resolver otros problemas que a menudo se vinculan con la dependencia emocional como:

  • Desarrollar una mayor autocompasión
  • Aumentar la autoconfianza y la autoestima
  • Aprender a reconocer relaciones saludables
  • Aprender a desafiar y replantear pensamientos negativos

PIDE CITA

Contacta con nosotros

Acepto las políticas de privacidad.


Pedir Cita