parallax background

Ansiedad Social Murcia

¿Qué es la fobia social? 

La fobia social, también llamada trastorno de ansiedad social, se caracteriza por experimentar  miedo y ansiedad en situaciones sociales en las que nos podemos sentir avergonzados o juzgados, lo que interferencia en las relaciones interpersonales y provoca un deterioro significativo en distintas áreas sociales de la vida diaria. Las situaciones más frecuentes que suelen dar miedo al fóbico social son: iniciar o mantener una conversación, interactuar con personas desconocidas, hablar con personas con autoridad, realizar una reclamación, asistir a una fiesta, tener una cita amorosa, hablar en público, comer en un restaurante,… 

El problema de la ansiedad social va más allá de un carácter tímido o una preferencia de la persona por estar sola. Es una alteración que provoca un malestar relevante y una afectación sobre la vida cotidiana de la persona, interferencias en el ámbito laboral o social. Frecuentemente estos pacientes tienen una relación satisfactoria con su familia o con un reducido grupo de amigos, en estas situaciones de familiaridad no experimentan incomodidad. 

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad social?

Un ligero nerviosismo, cierto grado de timidez o incomodidad en determinadas situaciones no son necesariamente signos de un trastorno de ansiedad social, especialmente, durante la infancia. El nivel de comodidad en las situaciones sociales varía y depende de los rasgos de la personalidad y de las experiencias vitales. Por ejemplo, algunas personas son reservadas por naturaleza, y otras son más extrovertidas.

Los síntomas emocionales y conductuales más frecuentes de la ansiedad social son:  

  • Temor desmedido a situaciones donde podrías ser juzgado por los demás
  • Angustia por la posibilidad de sentirte avergonzado o humillado
  • Temor intenso de interactuar o hablar con desconocidos
  • Temor a que los demás noten los síntomas de ansiedad
  • Temor a manifestar síntomas físicos que aumenten la incomodidad, como sonrojarse, sudar, temblar o que la voz vacile
  • Dejar de hacer algunas actividades o dejar de hablar con ciertas personas por miedo 
  • Evitar situaciones donde puedas ser el centro de atención
  • Tener ansiedad en los momentos previos a enfrentar una situación o actividad temida
  • Soportar una situación social con ansiedad o miedo intenso
  • Después de una situación social, realizar una análisis de la eficacia en el desempeño social y una búsqueda de errores en las interacciones 
  • Esperar las peores consecuencias posibles de una experiencia negativa en una situación social

A veces, hay síntomas físicos que acompañan a la respuesta emocional, los más comunes son: 

  • Rubor
  • Latidos del corazón más rápidos
  • Temblores
  • Sudoración
  • Malestar estomacal o náuseas
  • Dificultad para respirar
  • Mareos o aturdimiento
  • Sentir que la mente se queda en blanco
  • Tensión muscular

¿Existen factores de riesgo?

Varios factores pueden aumentar el riesgo de sufrir ansiedad social, entre ellos:

  • Antecedentes familiares. Si  los padres o hermanos presentan una ansiedad social, aumentan las probabilidades de desarrollar este problema en la infancia. 
  • Experiencias negativas. Si durante la infancia, los niños han padecido burlas, hostigamiento, rechazo u alguna humillación por parte de sus compañeros, tienen una mayor vulnerabilidad para desarrollar la ansiedad social.  
  • Carácter. Los niños que son tímidos, retraídos, introvertidos o reservados al enfrentar situaciones o personas nuevas pueden tener un riesgo mayor.
  • Nuevas exigencias sociales o laborales. Los síntomas del trastorno de ansiedad social, por lo general, comienzan durante la adolescencia, pero conocer gente nueva o realizar una presentación en clase puede desencadenarlos por primera vez.
  • Tener una apariencia o enfermedad que llame la atención. Por ejemplo, la desfiguración facial o corporal, el tartamudeo o los temblores de la enfermedad de Parkinson pueden aumentar la timidez y provocar trastorno de ansiedad social en algunas personas.

¿Cómo superar la ansiedad social?

Si tienes ansiedad social, el temor a ser humillado delante de los demás, puede provocar un exceso de atención sobre tus propios pensamientos y sensaciones, se produce una tendencia a estar demasiado centrado en uno mismo. Tu ansiedad ante cómo eres percibido por los demás y qué pensarán de ti, provoca la evitación de ciertas situaciones sociales que de otro modo se disfrutarían. Si has llegado a este punto, es hora de tomar medidas para reducir el impacto de la ansiedad social y aumentar la calidad de vida.

El objetivo principal de la intervención psicológica es lograr que el paciente recupere su vida social y pierda el miedo a determinadas situaciones sociales. El abordaje cognitivo-conductual ayuda a comprender y modificar los pensamientos distorsionados que están manteniendo el problema; realiza técnicas de exposición progresiva a los elementos perturbadores, para aprender a controlar el miedo y comprobar como las situaciones temidas, cuando se afrontan, no son tan peligrosas como parecían; además, realizar un entrenamiento específico en habilidades sociales (posturas, gestos, expresión facial,…) para dotar al paciente del mayor número de recursos para gestionar las relaciones interpersonales

PIDE CITA

Contacta con nosotros

    Acepto las políticas de privacidad.


    Pedir Cita